Caballitos de mar

Una de las especies de vida marina más distintivas y carismáticas que existen.

Debido a su forma anatómica única y a la falta de escamas, muchas personas no los consideran como “peces” al principio, ¡pero SI lo son! Tienen vejigas natatorias para mantenerse flotando en el agua y utilizan branquias para respirar.

Los caballitos de mar son esencialmente monogámicos. Se quedan con una pareja durante largos períodos de tiempo. Mantenerse comprometido con una sola pareja permite a los caballitos de mar pasar por múltiples ciclos de reproducción durante cada temporada de apareamiento. Esto aumenta la probabilidad de una procreación exitosa y continua a lo largo del tiempo.

Todas las mañanas, las parejas de caballitos de mar participan en danzas rituales para saludarse. Se mueven a través de secuencias intrincadas y rítmicas de giros y vueltas de minutos a horas.

Los caballitos de mar demuestran que no somos la única especie que puede ¨tener una cita¨. Ellos participan en sus bailes diarios para fortalecer su vínculo romántico.Mientras tanto, asegurar su reproducción y verificar cada día que su pareja está fervientemente comprometida y viva. (Algo importante)

Su cubrimiento duro y huesudo los hace bastante difíciles de digerir para otros peces. Es la razón de la falta de muchos depredadores naturales. Además de los crustáceos como los cangrejos que pueden arrancarlos con sus pinzas afiladas, los HUMANOS son probablemente una de las amenazas más importantes para la especie.

Afortunadamente, hemos progresado un poco contra el agotamiento de la población. Sin embargo todavía queda mucho trabajo por hacer para proteger a esta especie a medida que aprendemos más sobre sus patrones de distribución global aún en gran parte misteriosos.

Los caballitos de mar no solo son diferentes de otros peces en su apariencia externa. También son nadadores ridículamente pobres. Son las especies de peces que se mueven más lentamente debido a que una aleta impecablemente pequeña en el medio de sus espaldas es la única forma de impulsarse. Sin embargo, los caballitos de mar son bastante únicos, ya que no solo pueden avanzar, sino también  ir hacia arriba, hacia abajo y hacia atrás.

Las colas de los Caballitos de mar son bastante fuertes y flexibles, lo que les permite anclarse a los corales o algas marinas cuando necesitan descansar. A veces, incluso se sabe que envuelven sus colas alrededor de sus compañeros para que no se pierdan. Además, este aspecto de su anatomía también los hace autostopistas expertos. Es posible que no puedan viajar largas distancias rápidamente solos, pero unirse a la vegetación flotante (o, lamentablemente a los desechos marinos) puede mejorar ese problema y llevarlos a todos unos nuevos destinos.